La Generación Actual.

Familia
noviembre 8, 2009 8:45 pm

Hace ya algún tiempo, una revista de Nueva York, publicó una aleccionadora estadística relacionada con dos familias americanas, quienes a su vez fueron contemporáneas. Estos son los reveladores datos:

“Max Jukes, quien no creía en el cristianismo, se unió en matrimonio con una joven anticristiana tal como él. Un minucioso estudio de sus 1026 descendientes, arrojó que 300 de ellos murieron muy jóvenes; 100 terminaron en alguna prisión por diversos delitos; 109 se entregaron a la sensualidad, y 102 se dieron al alcoholismo. Toda la familia le costó al Estado Americano, un millón cien mil dólares”.

Veamos el otro caso. “Jonathan Edwards era un buen cristiano consagrado a Dios, cuando llegó el momento de elegir a la compañera de su vida, buscó a una joven igualmente cristiana. De su unión hubieron 729 descendientes hasta el día del mencionado estudio, de los cuales 300 fueron predicadores del evangelio; 65 maestros de escuelas públicas; 13 rectores de universidades; 6 escritores de importantes libros; 3 parlamentarios, y 1 vicepresidente de la república. Esta descendencia familiar no le costó ni un solo dólar al Estado Americano, aunque sí fueron de gran beneficio a su nación y al mundo”.

Al observar la decadencia moral en la que está sumida la generación actual, siempre nos viene a la mente la pregunta: ¿Quién o quienes son los responsables de esta condición? La respuesta siempre es inmediata y a la vez la misma. Los piscólogos, sociólogos, antropólogos, educadores y por último el común de la gente también conocen la respuesta. Todo empezó en la primera familia, y esa realidad no ha cambiado, pues la familia no es tratada como lo que es: una institución divina, cuyo diseñador y artífice es Dios. Es más, por siglos el mismo Autor de la familia viene dándonos la respuesta a tan grande dilema.

Cualquier mortal que no le da el valor y la importancia que amerita la familia, indefectiblemente terminará por arruinar su propia descendencia y convertirla en un problema social. Eso es lo que observamos a diario, “familias” que no son familias; niños, adolescentes y jóvenes que no saben del calor de hogar, porque no lo tienen o están a punto de perderlo.

Es de quienes somos padres que depende forjar y labrar el camino hacia una generación que tenga caracteres de integridad, pureza, bondad, honestidad, y aquellas otras virtudes casi perdidas en nuestra generación. De seguro que todo padre o madre actual o potencial, lo menos que desea es que sus hijos sean absorvidos por una generación carente de valores y de principios morales. Creo que todos estamos de acuerdo en que el mejor legado para nuestra descendencia será que se cumpla en ellos la promesa bíblica: “Feliz el hombre que teme a Dios, y en sus mandamientos se deleita en gran manera. Su DESCENDENCIA será poderosa en la tierra; la GENERACIÓN de los rectos será bendita. Bienes y riquezas hay en su casa, y su justicia permanece para siempre” – Salmos 112:1-3.

Por lo visto, todo comienza en el hogar, y somos los padres los llamados a enseñar, amonestar, disciplinar y aconsejar a nuestros hijos. Jamás dejemos esa tarea al gobierno, a los centros educativos, ni siquiera a la iglesia. Somos los padres los responsables directos de la formación moral y espiritual de nuestros propios hijos; por una sencilla razón, es en casa donde nuestros hijos pasan mayor tiempo en relación a otros lugares.

Como padres, tengamos siempre presente que son los milenarios preceptos de las Sagradas Escrituras que harán posible que cumplamos una adecuada y eficaz labor paternal. Nunca olvidemos, ni posterguemos la enseñanza espiritual de nuestros hijos. Esto es determinante en el proceso de salvaguardar a nuestra descendencia y en la preservación de la generación actual.

Refiriéndose a las Escrituras, Michael Faraday dijo: “¿Por qué se descarría la gente cuando tienen este bendito Libro para guiarles?”. Por ello, y nuevamente recurriendo al Libro de los libros. finalizo con el gran mandamiento y la promesa de Dios para los padres: Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Mañana cuando te preguntare tu hijo, diciendo: ¿Qué significan los testimonios y estatutos y decretos que Jehová nuestro Dios os mandó? Entonces dirás a tu hijo: …nos mandó Jehová que cumplamos todos estos estatutos, y que temanos a Jehová nuestro Dios, para que nos VAYA BIEN TODOS LOS DÍAS, y nos conserve la vida, como hasta hoy” – Deuteronomio 6:5-7,20-24.

Comparte este aritulo en FacebookCompartir
Este artículo fue escrito por feliciano el Domingo, noviembre 8, 2009 a las 8:45 pm. Tú puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través de RSS feed. Tú puedes dejar una respuesta, o referenciarnos desde tu propio sitio web. Tags:

3 comentarios

  • mARCELA bOLIVAR

    gracias por sus aportes edifican mi vida y la de muchos a través de los aportes investigativos y de también de vida.

    • Liliana de Ruiz

      Marcela: Gracias por su comentario. No deje de visitar y recomendar este espacio, creemos que también será de bendición para otras personas.

  • felisandro alberto ramirez pasapera

    Extraordinario mensaje de profunda reflexión, sin lugar a dudas, el libro de salvación, sabiduría y felicidad, es la Biblia. El rol de padres es importante y determinante en la formación de nuestras familias, debemos en cada momento hablarles a nuestros hijos del generoso y salvador mensaje que su Santa Palabra contiene. Lo que ocurre es que es tanto los mensajes negativos que el actual mundo vende y contamina, que debemos estar atentos que nuestros hijos no sean vulnerables y creo sin lugar a equivocarme que la Biblia es y será nuestro escudo y arma para vencer al mal y tener una generación positiva, buena y feliz.

Deja un Comentario